0. Lo Esencial

Obedecemos al llamado de la forma que quiere surgir a cada instante, reconociéndonos en la libertad del fondo, más allá de la forma.

Lo esencial siempre permanece fiel a sí mismo, no pudiendo ser fiel a nada ni a nadie.

Somos el fondo, la verdad que alberga dentro de sí a todas las verdades, la forma que contempla todas las formas.

Las respuestas nunca hacen justicia a la belleza de las preguntas.

La vida es bella, porque no teniendo una respuesta, las contiene a todas.