Intentos

Solo era una persona profundamente infeliz y triste, que vivia refugiándose en la creencia de ser algo para apaciguar su tremenda amargura y vacío interior.

Solo era un intento de ser algo. Un alma errante, vagando por un cielo de estrellas, buscando alguien que le diera algo de alimento.

Un día sin más la vida propicio su despertar, y desde entonces simplemente la escucho y sigo su voz.

Me di cuenta que lo que llamaba mi vida, era una negación a la vida. Una búsqueda de excusas para ser infeliz y sufrir.

Ahora río, lloro, escribo, obedezco su llamado, doy gracias por ser su portavoz. Nada más.

No tengo maestros ni maestras, mis iniciaciones son los acontecimientos que vivo, la emoción que me acompaña a cada instante.

No hay mérito, logro, conquista. Solo agradecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s