Somos relación

Nuestras relaciones mueren, pero nosotros morimos con ellas.

Con cada persona que viene, y con cada persona que se va, una parte de nuestro ser se enriquece, muere a lo que era y se abre a algo nuevo.

Así es la vida, una sucesión de vida, muerte, vida.

Lloramos por nosotros, honramos el duelo de una parte de nuestra consciencia. Entregamos nuestras lágrimas como una ofrenda al amor que sentimos.

No somos identidades aisladas que siguen un camino independiente, que en algún momento se encuentran para contemplarse en el otro.

Eso es la creencia del miedo, que vive acumulando energía y poder para neutralizar lo que más teme.

La aceptación. Porque la aceptación no da lugar al miedo. El miedo se teme a sí mismo, porque el miedo es simplemente amor, amor no reconocido.

El miedo, el deseo, anhela constantemente reencontrarse consigo mismo y fundirse en amor.

Nuestras vidas codesitnan porque somos partes de la misma unidad.

Nuestros caminos se cruzan, como dos viajeros que se encuentran en un determinado punto. Mi camino recorrido es tu destino. Y mi destino es tu camino recorrido.

Quizás nuestro encuentro simplemente dure un instante, o toda la vida. El tiempo no existe para dos viajeros en el tiempo, solamente la consciencia que reconoce la siguiente señal en el camino, el indicador del sendero a transitar.

“Si vienes a ayudarme, estás perdiendo el tiempo”, “pero si vienes porque tu liberación está vinculada a la mía, entonces pongámonos a trabajar juntos”.

Somos relación. La vida es relación, la relación es vida.

Ay qué incómoda a veces
te siento conmigo,

vencedor entre los hombres!
Porque no sabes
que conmigo vencieron
miles de rostros que no puedes ver,
miles de pies y pechos que marcharon conmigo,
que no soy,
que no existo,
que sólo soy la frente de los que van conmigo,
que soy más fuerte
porque llevo en mí
no mí pequeña vida
sino todas las vidas,
y ando seguro hacia adelante
porque tengo mil ojos,
golpeo con peso de piedra
porque tengo mil manos
y mi voz se oye en las orillas
de todas las tierras
porque es la voz de todos
los que no hablaron,
de los que no cantaron
y cantan hoy con esta boca
que a ti te besa.

Las vidas. Pablo Neruda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s