Envidia

La envidia no es más que la negación de nuestro propio ser, que al proyectarlo sobre los demás, nos recuerda que nos estamos traicionando y engañando.

Al negarnos a nosotros mismos, y rechazar lo que somos, no podemos hacer otra cosa que sentir dolor.

Me pase la vida observando la vida de los demás, lo felices que eran, lo dichosas que eran sus vidas.

Estaba observando todo aquello que negaba de mi.

Solo era el reflejo de la negación que me hacía a mi mismo, la negación a abrazar la totalidad de lo que soy.

Porque no hay un yo y un tú. No hay un mundo a parte de mi mundo. Eso solo es un invento del miedo para protegerse de lo que más teme, que es extinguirse y fundirse con el amor.

La última experiencia es el amor abrazando al miedo, viendo al miedo como amor. Porque el miedo es amor, el amor es miedo.

No hay un mundo a parte de mi. Lo que veo y percibo es mi vida.

Nadie me ha hecho nada, nadie me ha dicho nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s