Olvido

Tememos ser olvidados, extinguirnos, morir. Que nuestra existencia se quede en la nada.

Sin embargo, realmente, nunca morimos.

Muere una forma que habíamos adoptado. Lo que somos nunca muere, solo se transforma.

La forma es simplemente un vestido que habíamos usado para esta ocasión, pero la vida tiene infinitud de ocasiones y vestidos para nosotros.

En el corazón, somos uno con todos nuestros recuerdos. Allí, desprovistos de forma, nos encontramos con todos los seres que hemos amado y nos unimos con ellos, volvemos a casa.

En el corazón encontramos la verdad de las cosas. En el silencio profundo y oscuro de la existencia.

Hay una forma de no olvidar, y es precisamente, recordar lo que somos y nos une.

Tratamos de recordar a los que amamos mediante el pensamiento, invocando constantemente su imagen. Así, lo único que hacemos es reducir a la persona a una mera forma, quedando para siempre expuesta al olvido.

Así lo único que hacemos es evitar sentir y encontrarnos con ella. Pues la imagen es la portavoz de su esencia. Solo un vehículo.

Polvo somos y en polvo nos convertiremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s