Fe

El amor es una prueba de fe. Fe hacia lo que sentimos, vemos, pero en nuestro interior. El amor es una promesa.

Es saber sostener esa incertidumbre de no ver nuestro sentimiento confirmado en el otro, en el mundo, ese gran Otro.

Es respetar el tiempo/espacio para que todo brote.

Sabiendo, desde el fondo de nuestro corazón, que ya está brotando, que no hay nada que hacer. Solo acompañar.

Pero hemos perdido la fe.

Necesitamos pruebas, hechos, indicios, que corroboren lo que sentimos.

Nada puede corroborar un sentimiento.

El amor no puede brotar porque estamos siempre destruyendolo.

Estamos siempre deseando, no dando tiempo, ni espacio, al vacío, para que brote el amor.

Sentimos tanto miedo a morir, a encontrar ese espacio de no ser nada, que necesitamos desear constantemente.

Porque el amor es eso, la invitación a fundirnos en un único deseo, un único amor. Ir más allá de nuestra imagen y persona.

El amor surge en ese espacio libre de ti y de mi, ese espacio conjunto, es un sentimiento compartido, es una union que se manifiesta en dos.

Pero no confiamos, porque queremos ver con los ojos. Y el amor se ve con el corazón. Nos convertimos en ello, al sentirlo.

Lo esencial es invisible a los ojos. Solo se puede ver bien con el corazón, decía el principio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s