Apego

El apego es mi muerte.

¿Qué necesito de ti, que me lleva a tratar de agarrarte constantemente?

La emoción moldea el mundo, según nuestra necesidad.

Imaginemos que tengo la necesidad de conexión y que he proyectado en ti. De nada me sirve apartarme de ti, si mi necesidad sigue ahí.

Mi necesidad seguirá estando, solo que cambiaré el escenario y el personaje, convenciendome de que ahora sí, ahora es la buena.

Imaginemos que siento frío, necesito ropa. Tengo la necesidad de tener ropa para salvarme del frío.

Entonces,

1) Compro ropa. La ropa es lo que cubre mi necesidad de taparme del frío.

Un buen día, creo que la ropa ya no me satisface y la tiro y voy a comprar más ropa. Estoy en la misma historia, porque la necesidad es la misma, solo que le estoy pidiendo a la ropa que cubra otras necesidades.

Belleza, comodidad, pertenencia, reconocimiento, estatus. (Todo esto es lo que me aleja de mi necesidad) todo lo que inventa la mente sobre la necesidad.

2) Trato de liberarme de la necesidad de tener ropa. Pero la sigo teniendo, porque siento frío.

El problema es que hemos perdido el contacto con la necesidad y el deseo. Porque el deseo se siente en el cuerpo.

Y le pedimos peras al olmo.

No podemos ser libres de nuestra necesidad. Porque no la elegimos.

Esa es mi condena. Creerme mi propio engaño. Creer que puedo elegir.

No es lo externo, es lo interno.

Eso es lo que nos sucede con el amor.

Tenemos necesidad de afecto y relacionarnos, pero como no queremos sentir nuestra necesitad CORPORAL, vivimos tratando de sentir esa necesidad a través de ideas, que sólo hacen que crear falsos deseos.

¿Que le pedimos al amor?

Si nuestra necesidad es de contacto, le pedimos, reconocimiento, pertenencia, seguridad, estatus, alegría, sexo, placer, que nos cocine, que nos friegue, que nos escuche, que nos hable, que juegue con nosotros, que haga la compra.

Ese es el problema. Que le pedimos más allá de nuestra verdadera necesidad. Que es simplemente conexión.

Así, nos pasamos la vida cambiando de persona porque creemos que no cubre nuestra necesidad. Que se ha acabado el amor.

Mientras inventemos necesidades para no sentir la necesidad REAL, CORPORAL, seguiremos cambiando de vestidos, y de personas.

No sentimos el cuerpo. Y es el cuerpo el que nos informa de la necesidad. NO LA MENTE y las IDEAS.

¿Sentimos miedo a la sencillez de la vida? ¿Sentimos miedo a cubrir nuestras necesidades? ¿Por eso inventamos más para no cubrirlas?

Porque cubrirlas, implica sentir el dolor y la culpa de todos aquellos que no las cubrieron.

Por eso generamos adicción. Somos adictos patológicos.

Necesitamos comer pero nos castigamos sin comer.

Necesitamos dormir pero tomamos sustancias para mantenernos despiertos.

Necesitamos follar pero nos sentimos culpables.

Necesitamos un abrazo, pero fumamos, bebemos.

Basta de maltratarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s