La fiesta de vivir

El deseo es el camino para reconocernos en el amor. Nos une el amor que se manifiesta a través del deseo de unirnos.

El deseo es la invitación. Sin invitación no puedes entrar a la fiesta. Una vez dentro ya puedes entrar, pero primero necesitas esa invitación.

Solo con la invitación, nos quedamos a las puertas de la fiesta. Y sin invitación, nunca entramos.

El amor es la fiesta y el deseo los “invitados”.

Sin invitados no hay fiesta. Sin fiesta no hay invitados.

No hay un amor y un deseo, hay un amor que a su vez se convierte en deseo. Es una unidad que se expresa en dos.

Es un círculo, no una línea recta.

El amor no se va nunca porque no ha venido. Siempre es, es la base que sostiene la volatilidad del deseo. Sin base no hay edificio.

Lo que aparece y desaparece es simplemente el deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s