El amor y la lealtad

El amor es la libertad que nos da la vida para liberarnos de todo aquello que nos esclaviza e impide nuestra plena expansión.

El amor es el gozo de ser la misma libertad, sentir placer, estar vivos.

El amor no es dejar un amo, para convertirnos en amos y así seguir expandiendo un gen, un virus perverso que habita dentro de nosotros.

Para seguir inconscientemente alimentando, financiando con nuestra vida y energía, un sistema tóxico y enfermo, que atenta, que viola nuestra esencia.

No dejamos un amo para convertirnos en amos. No dejamos la familia para montar otra familia.

No se trata de amos y esclavos.

Y aunque la palabra amo, venga de amor, esa es nuestra única lealtad. El amor, pero confundimos el mensaje con el mensajero.

El problema es que nunca dejamos a nuestra familia, porque seguimos operando con las leyes y pautas que hemos heredado de ellos, por lealtad, confundiendo amor y lealtad.

Porque necesitamos pertenecer. Pertenecer a nuestra familia.

Y dejarla, no significa separarnos de ellos, significa no seguir operando con los mismos mandatos y leyes que ellos han seguido, y que nos han llevado hasta hoy.

Porque, podemos estar a miles de kilómetros de distancia de nuestra familia, y comportarnos inconscientemente igual que ellos. Por lealtad.

Porque la distancia es un invento. Nos une un sentimiento.

En la lealtad somos esclavos.

En el amor somos libres.

Sentimos el llamado al amor para experimentar la necesidad vital de ser libres. De sentir el amor sin condiciones.

Por eso el amor mueve nuestra vida.

Pero seguimos repitiendo el paradigma de nuestra familia.

Creyendo que somos libres, cuando lo que estamos haciendo es cambiar el escenario y los personajes.

Ahora no te esclaviza tu madre o tu padre, pero lo hace tu marido, y luego lo harán tus hijos.

Y reitero, no se trata de ser libres en el sentido de no depender de nada ni de nadie. Se trata de ser libertad.

De si te apetece estar en pareja estás, y si no te apetece no estás. Pero si lo haces, es por PLACER. No por NECESIDAD.

Porque cuando vendes tu libertad a cambio de “amor” , pertenencia, etc. Lo que haces es crear un odio inconsciente hacia el otro.

Un odio que camuflas y conviertes en idealización, para no tener que sentir el dolor de engañarte.

Porque sabes, desde el fondo de tu ser, que has nacido para ser LIBRE, no ESCLAVO.

Así que deja de quejarte y criticar a tu pareja, a tu padre, a tu madre, al mundo. Nadie te ha puesto una pistola en la cabeza. Los grilletes te los pones tú.

Pertenecemos a una sola família que es la humanidad.

A un solo amor, que es la vida. Y nos relacionamos por el placer de encontrarnos y compartir nuestro amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s