Ayudar

No ayudamos a nadie. Nos ayudamos a nosotros mismos.

No amamos a nadie. Nos amamos a nosotros mismos.

¿Quién ama a quien? ¿Quién ayuda a quien?

Para ayudarte primero he de asumir mi total incapacidad para ayudarte.

Para amarte primero he de asumir mi total incapacidad para amarte.

Así, nos amamos, nos ayudamos.

La mujer bondadosa sólo ayuda a todas sus partes tullidas que quedaron perdidas en el tiempo. A todos los que hirió cuando era una guerrera y hoy le toca cuidar por no haberlo hecho antes. A todos los que no amo y usó para satisfacer su vanidad.

El sanador, viene a servir, porque cuando fue rey no escucho las necesidades de las personas y hoy viene a escuchar sus necesidades.

La prostituta viene a mostrar la maestría sexual de una persona que en una historia anterior no pudo gozar de su sexualidad y se ancló en un personaje virginal.

No es un castigo. Es una balanza. Es el equilibrio mágico de la vida.

El universo es mental. Todo fluye y refluye.

Todo es dual, todo tiene polos; todo su par de opuestos; los semejantes y desemejantes son los mismos; los opuestos son idénticos en naturaleza, difiriendo sólo en grado; los extremos se tocan; todas las verdades, son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

Todo fluye y refluye, todo asciende y desciende; la oscilación pendular se manifiesta en todas las cosas; la medida del movimiento hacia la derecha es la misma que el de la oscilación a la izquierda; el Ritmo es la compensación.

Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo ocurre de acuerdo con la ley. Azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero ninguno escapa a la ley.

El género está en todo, todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos. (El Kybalion)

Olvidamos lo que fuimos y por eso quedamos varados en el tiempo atrapados por el personaje.

Ni somos lo que fuimos, ni somos lo que somos. No somos nada.

Ayudamos a todas esas partes de nosotros que quedaron varadas en el tiempo y a las cuales rechazamos, herimos o ignoramos.

Nos ayudamos.

Damos luz a lo que fuimos y no fue, no pudo consumarse, todo ello expresado en forma de diferentes personas y escenas que acuden a nuestra vida.

Lo que vemos son partes escindidas de una unidad. Piezas de un puzle que busca reunificarse a través del amor y del tiempo. El tiempo es amor.

No amamos a nadie, no ayudamos a nadie, no curamos a nadie. Siempre estamos con nosotros mismos, en el monólogo de la vida.

Es el miedo el que inventa la trama. Porque no hay nada. La vida, el amor solo encuentra sentido en la total imposibilidad de ser cualquier cosa.

El miedo quiere ser, saber.

El amor renuncia a ser, saber.

Dos senderos, un camino.

Quedamos atrapados en la ley patriarcal porque sabemos en lo más profundo de nuestro ser que hay una ley más allá de todo esto que lo rige todo. Pero nos hemos equivocado de ley, de libro, estamos confusos.

Confusos porque no escuchamos a nuestro corazón, que nos habla y nos guía.

Porque no sentimos, solo reaccionamos ante la vida.

Todo lo que vemos, ya ha sucedido. Es absurdo tratar de frenar, retener, lo que está destinado a suceder. Por no morir, morimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s