Amor – Deseo

El deseo enciende al amor.
El amor enciende el deseo.

El amor es el agua.
El deseo es el fuego.

Como dos amantes en medio de la noche. Ambos se buscan.

La naturaleza del deseo es estar vivo.
La naturaleza del agua es morir.

El amor es el pulso de muerte
El deseo es el pulso de vida

  • Solo con fuego, moririamos quemados.
  • Solo con agua, moririamos ahogados.

Puedo amarte y desear a otras personas. No por desear a otras personas, soy infiel, dejo de amarte. Y no por amar a otras personas dejo de desearte. 

¿A caso soy más fiel si te engaño, diciendo que no deseo a otras personas, cuando si lo hago, para serte fiel a ti? 

Te sigo amando. 

Desear a otras personas, no implica que me vaya a acostar con ellas. O sí, no lo sé. Pero esa es la gracia de la vida. Estar vivo. No saber. Porque la vida, el amor no es una ciencia exacta.

Quizás cuando sienta mi deseo ya no me apetezca acostarme con ellas. Pero como he vivido reprimiendo tanto mi deseo, está sobrealimentado, el peso que tiene se ha magnificado. Es el miedo a que se despierte mi deseo hacia alguien que no seas tu, lo que magnífica todo. El sentirme culpable.

Simplemente deseo, muchas veces ese deseo no irá a más. Incluso aunque me acostara con ellas, seguiría amandote.

Desear significa estar vivo.

  • Si no puedo desear a otras mujeres tampoco puedo desearte a ti.
  • Si no puedo amar a otras mujeres tampoco puedo amarte a ti. 

Fijar mi deseo en ti, y solamente en ti, significa morir.

Porque el sobreesfuerzo que tengo que hacer a cada instante para no desear a nadie más que a ti, es agotador. Tengo que estar constantemente alerta, vigilando, que no se escape el deseo. Es como estar a punto de orinarte encima y no poder hacerlo.

Así, quizás simplemente me apetezca enfocar ese deseo que me han despertado otras personas contigo, porque te amo, porque me apetece, desde mi libertad. Recojo los fuegos fatuos y perdidos, y enciendo el fuego contigo. Ni infidelidad, ni nada por el estilo. 

¿A caso el artista no se inspira mirando otros cuadros, otras obras de arte para esculpir su obra? ¿Eso lo hace infiel? Eso hago yo, y eso haces tu. Miramos, seguimos lo que está inspirado, y luego esculpimos la obra de arte que es estar juntos. Por placer. 

La fidelidad es con el sentir, no con lo que siento. 

El deseo me trae lo que siento, como vehículo, pero es transitorio lo que siento, hay algo más profundo que siempre queda. 

Si me muevo solo por lo que siento en cada momento, soy una veleta que sopla según venga el viento. 

Lo siento, lo sostengo, veo donde me lleva. ¿Me apetece? Quizás no, quizás sea solo eso, un capricho, y no me apetezca. 

Es como cuando tienes ganas de comer dulces. Dices, me comería un montón de chuches. Lo sientes y quizás simplemente te apetece un buen croissant. 

Siempre nos estamos amando. Siempre nos estamos deseando. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s