Corre, que no llegarás muy lejos

La vida es la huida del miedo, la carrera contra el vacío, el invento de un conjunto de estrategias y trucos mentales para evitar enfrentarnos a aquello que más tememos. 

Nos pasamos la vida corriendo. Huyendo de nosotros mismos. 

Tratando de agarrar el viento para no mirarnos. 

Nos cubrimos de todas las maneras posibles. Con todas las ideas habidas y por haber.

Nos inventamos un tiempo, un espacio. Una escena. 

Nos inventamos una batalla, un amor. Una historia. 

Hemos inventado la vida para huir del miedo. 

Mientras miramos y nos encantamos con lo que vemos, no sentimos el miedo. 

Pero eso con lo que nos encantamos, y de lo que somos esclavos, es precisamente el mismo miedo, jugando a seducirnos.

Y caemos una y otra vez. Porque mientras miramos las sombras, no vemos la luz. 

Porque todo está hecho de miedo. O de amor, depende del punto de vista según se mire. 

Estamos tan convencidos e identificados con las sombras, que nos es imposible ver la luz. 

Y así. Ante la impotencia e imposibilidad de huir de lo que somos, un día se produce un despertar del letargo y ya no hay pensamiento, visión, película que cubra nada. Es incubrible. 

Sentimos el miedo del que tanto habíamos huido, el amor, y nos convertimos en eso. Pues eso es lo que somos.

Así, te liberas y empiezas a vivir. Te reconoces más allá de las imágenes.

Te das cuenta que habías estado toda la vida huyendo de ti. Generando un dolor y un odio hacia ti mismo, por identificarte con algo tan pequeño.

Nada que hacer, ningún lugar a donde ir.

Reconociendo tu miedo, ves el miedo de los demás. Ves que todo el mundo te ha amado, a su manera. Que todo son expresiones de amor. O de miedo, como lo quieras ver.

El que te odió, el que te pegó, el que te hizo sufrir, el que te hizo llorar, te estaban amando.

Cada uno hace su interpretación del miedo o del amor y así lo expresa.

Todo son expresiones de amor. O de miedo, tu decides el nombre que le pones. Al final, es eso. Sólo un nombre. Una interpretación.

La vida te invita a reconocerte a cada instante más allá de tu interpretación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s