Entre el amor y el odio

Siempre sentí una ambivalenvia de sentimientos hacia ti.

Por un lado te amaba, y sentía un placer enorme al estar contigo.

Por otro te odiaba, por necesitarte.

El odio ganó fuerza y un día tuve que separarme de ti.

Desde entonces he podido convertir el odio en amor, y saber que me separé de ti por amor. Porque nunca he dejado de amarte ni dejaré de hacerlo.

Comprendí que hay mucho amor en el odio, solo que es inconsciente.

A medida que fui amandome, a través de amar lo que odiaba en ti, fui abrazándote más y más.

Hoy, después de un largo camino, te echo de menos, pero porque te amo. No porque te odie, es decir, te necesite.

Comprendí que el odio era simplemente el deseo de estar más cerca de ti, de mi, de nosotros. Y observé como había estado reprimiendome de ese deseo.

Comprendí que echarte de menos no me hacía débil ni vulnerable, ni hacia que te necesitara para vivir. Simplemente te echaba de menos.

Comprendí que quizás nunca más vuelva a verte, pero eso no significa que no pueda llevarte siempre en mi corazón.

Comprendí que para amar a alguien no es necesario estar juntos. Amas y ya está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s