La espiritualidad

El espíritu está contenido en todo. Todo contiene el espíritu.

Separar lo espiritual de lo no espiritual es una aberración. Una muestra de nuestra vanidad, pretensión de saber qué es espiritual y qué no.

Todo es espiritual. O nada lo es.

Comer, cagar, follar, lavar los platos, tirarse pedos, matar, reír, llorar, amar, odiar.

La vida está contenida en el espíritu, el espíritu contiene la vida.

La materia contiene el espíritu, el espíritu contiene la materia.

La falsa espiritualidad se ha convertido en una especie de secta, una nueva religión para los amantes de los dogmas y rituales. Ha cambiado el disfraz, pero la esencia es la misma.

Sectarismo, espiritualidad en círculo le llaman, otro disfraz para camuflar el viejo sectarismo y dogmatismo ejercido de forma piramidal. La misma mentira, pero todavia más perversa.

Una forma de sublimar, reconduir las emociones, para no sentirlas.

Un juego de niños buscando sentirse importantes, buscando no vivir lo que hay que vivir. Todo ello camuflado en disfraces de amor incondicional, voluntariados, retiros, meditadores, sanadores, chamanes, gurus, maestros…

Seres que se creen con el derecho de aconsejar y decirle a otros como debe ser su vida. Cual es la mejor manera de vivir la vida. Cual es el camino hacia la verdad, hacia la vida, hacia el amor.

Que se creen que hacer meditación y recitar mantras es más espiritual que ir al fútbol, ver porno, o practicar sadomasoquismo.

Lo que haces no es importante. Pues no tiene ningún significado, ninguna importancia en sí misma.

Es el espíritu el que da vida a todo lo que tocas, a todo lo que haces. Lo valioso de lo que haces es si estás presente. Si hay vida. Si el espíritu está ahí.

El camino hacia la vida es la vida. La maestra, es la vida. La que sana es la vida.

El camino hacia el amor, la verdad, es el amor y la verdad.

Los angeles están enfrente de ti. Cada día. Te acompañan. Son las personas que te encuentras y te muestran tus límites.

La espiritualidad es RESPETO.

Y el respeto empieza en la aceptación incondicional de lo que siento y vivo a cada instante.

¿Si no te respetas tu, como vas a respetar a los demás?

La espiritualidad es sentir, abrazar lo que se me da ahora. Estar disponible y abierto, receptivo. Amar la vida.

Sentir el placer de sentir.

La vida es placer. La vida es sentir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s