La felicidad del alma

La felicidad es la paz que subyace tras la comprensión que todo es como debe ser.

Que la vida no juega a los dados consigo misma.

Que todo cuanto existe es necesario, y cumple su función en el maravilloso orden y equilibrio del universo.

Para ser feliz, se necesita coraje. Pues la felicidad emana del corazón.

La felicidad es la valentia de transitar por los infinitos caminos de la vida, sin perderse, ni quedar atrapado en ninguno.

Romperse una y mil veces y saberse levantar. Saber volver a casa.

La felicidad no tiene nada que ver con la alegría, ni con ninguna emoción.
Pues, las emociones son reacciones de la mente al miedo.

La felicidad no permite atajos. Es necesario pagar peajes. El peaje a pagar es vivir lo que hay que vivir. Sin más. Abrazar lo que llega, agradecer y soltarlo.

Aquellos que buscan atajos para ser felices, acaban siendo esclavos de ideas, convirtiéndolas en dioses a través de las cuales conseguir su amado sueño.

La felicidad es la libertad de un corazón que se permite vivir cualquier historia, sin identificarse con ninguna. Estar más allá de todas ellas.

Saberse perfecto, ante todo lo que haga. La imposibilidad de hacer nada mal. Pues la vida no lo permitiría.

Incluso la mayor estupidez. Es la estupidez perfecta.

Usar lo que te sucede para llegar a ti.

Lo que te sucede es solo la historia que crea el miedo para llevarte a ti, es solo un pretexto.

La historia es el vehículo para llegar a ti. La historia es la herramienta que usa tu Conciencia para que llegues a ti. No puedes acceder a ti directamente.

El miedo, te seduce con una historia, te la crees, la compras. Y una vez que estás totalmente convencido de que eso es así, te la quita, la historia se acaba.

Te invita a encontrarte con tu verdadera esencia. No ha venido a putearte, joderte o quitarte nada.

Ha venido a mostrarte tu naturaleza, la libertad y el amor.

Mientras te identificas con tu historia, eres preso de ella. Te conviertes en la herramienta.

Ahí está tu invitación a sentir. A verte más allá de tu historia. A encontrarte con la luz, con el amor de verdad.

Tu te habías identificado con tu historia y la vida te ha hecho ver que estás más allá de eso.

Date cuenta que eres inmortal. Nunca has nacido, ni morirás. Date cuenta que eres pura libertad, puro amor que no se detiene en nada.

Libertad para vivir cualquier historia sin que nada ni nadie pueda contigo, que no puedes morir. Que lo que muere es tu historia.

El miedo no es una putada. Es la puerta de entrada y salida a la conciencia. Es la materia prima del universo.

El miedo no es el enemigo a abatir. Es el amigo a abrazar.

No podemos conocer el amor, pero podemos abrazar el miedo y a través de él conocer el amor. Porque el miedo es amor.

Ya lo dijo Campoamor… En este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira, todo es según el color del cristal con el que se mira.

No podemos conquistar ni el miedo ni el amor. Solo inventarnos historias para creer que lo hacemos.

Todo lo que sucede está hecho de conciencia, de miedo. Usa esa conciencia para llegar a ti.

Todo es una invitación a estar cerca de ti y sentir.

Que tu gato te deje, que tu novia se vaya, que tu padre se muera, que te dejen sin trabajo o que se hunda el mundo.

Es solo un pretexto. Una historia. La historia es el vehículo para llegar a ti.

Suelta tu historia y vuelve a ti. Lo verdadero es sentir. Darte cuenta que estás más allá de la historia.

La felicidad es, a fin de cuentas, lo que tu quieras que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s