Síntesis

Conocemos la vida porque hemos experimentado la muerte.

Conocemos la muerte porque hemos experimentado la vida.

Conocemos el placer porque hemos experimentado el dolor.

Conocemos el dolor porque hemos experimentado el placer.

Conocemos el amor porque hemos experimentado el desamor.

Conocemos el desamor porque hemos experimentado el amor.

Conocemos la alegría porque hemos experimentado la tristeza.

Conocemos la tristeza porque hemos experimentado la alegría.

Conocemos la fortaleza porque hemos experimentado la debilidad.

Conocemos la debilidad porque hemos experimentado la fortaleza.

Dime sino, ¿Cómo ibas a conocer las cosas si nunca hubieras experimentado su opuesto – complementario?

¿A caso podrías distinguir el amor del dolor si nunca hubieras conocido el dolor?

Y por conocer no me refiero a conocer intelectualmente, que te lo expliquen o te crees una idea sobre ello. Me refiero a encarnar el opuesto, a sentirlo, a vivirlo en todo tu ser.

Podrías pensarlo, pero solo lo estarías imaginando. Solo puedes conocer aquello que experimentas.

Ahora bien, identificarte con cualquiera de los dos polos es lo que produce dolor. Porque sabes, en lo más profundo de ti, que ambos son manifestaciones de algo más profundo y que no puedes escoger ninguno de los dos, sino los dos.

Cuando te identificas con un polo magnetizas el opuesto, creando una relación inseparable. Ambos se necesitan. Hasta que no reconozcas en ti esa síntesis, seguirás creando relaciones triangulares víctima-verdugo-salvador.

La vida es la síntesis de los opuestos. Ese espacio-tiempo donde se encuentra y se sintetiza, se “religa” el todo, las partes separadas.

El pecado original, la mordida de la manzana explica el funcionamiento de nuestra psique. Es la metáfora que explica el origen de nuestro sufrimiento. Querer identificarnos con un aspecto, con una parte, y quedar preso de él. El pecado no es morder la manzana. Es quedar atrapado en la mordida. No es dejar de comer manzanas, sino reconocer el mismo placer en no comerlas.

Vivir, identificarnos, trascender esa identificación, saber que hay algo más allá sosteniéndonos, que después de la identificación no viene la nada como punto de no retorno. Que la vida vuelve a nacer. Que el vacío es el espacio donde aquello que llamamos Dios, padre, la chispa de la vida, el Espíritu Santo, fecunda el mismo vacío.

En física de partículas, el campo de Higgs. El vacío de dios.

Siempre hay algo sosteniéndonos. Le podemos poner el nombre que queramos. Solo es un símbolo que indica la total renuncia de nuestra pretensión y la consiguiente entrega a la vida.

Siempre nos sostiene nuestro padre. El que permite que la vida no se desparrame. Un padre sostenedor. No un padre salvador. Es el límite que permite que la creatividad tenga lugar.

No es un padre que castra, que impide vivir las diferentes experiencias que hay que vivir, es un padre que dice vive, no te quedes con nada, la vida está en todo. No en una cosa concreta. Yo te sostengo. No va a pasar nada. Tienes mis brazos.

Cuando nos quedamos en un polo, idealizándolo, lo que hacemos es negar el otro por miedo a soltar aquello con lo que nos hemos identificado.

Hay quien se identifica con la alegría. Otros se identifican con la tristeza.
La vida no tiene identificación. Y a la vez la tiene toda. Está en todo. Todo es vida.

La vida solo encuentra su espacio en el acto de soltar, en la total impotencia de ser cualquier cosa.

Nuestra forma de pensar nos identifica con una forma dentro del infinito de formas, queriendo expandir la forma concreta. Es al revés. La forma concreta, permite al infinito de formas expandirse, sirve a la vida, al infinito. La expansión se manifiesta en la forma, pero no como forma.

Queremos expandir lo limitado, cuando es imposible. Eso es en esencia lo que promueve el patriarcado. La creación de una estructura y su expansión, con todo que ello conlleva. Imitando la estructura simbólica real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s