La locura de sentir

Los únicos amantes que tienen éxito son los que nunca consiguieron a sus amados.

Así, al no ver realizada, cumplida su pretensión de unión, pueden llegar a sentir la verdadera unión. Esa que siempre estuvo ahí y nunca se fue.

Un deseo frustrado para el pensamiento. Porque no hay amantes. Solo amor.

El deseo hacia alguien es una forma de alimento para el yo. Así se hace grande. Obtiene poder. No hay amores, solo amor.

El deseo habitado, sentido, se transforma, se convierte en pura irradiación. Sin más. Sin posesión. Ni dirección. Pura explosión de amor.

La satisfacción al deseo, es el mismo deseo.

Somos seres deseantes. El sentir es la pregunta y la respuesta. Cuando siento el deseo, ya estoy recibiendo todo lo que necesito.

La respuesta no está en lo que me dice la mente que necesito obtener, realizar, llevar a cabo, sino en sentir ese deseo.

El sentimiento, a diferencia del pensamiento, es completo en sí mismo. No necesita de otro para completarse.

La respuesta es ser libre de mi necesidad, y la necesidad siempre es creada por un pensamiento.

Vivir sin necesidad de necesidades. Ser libre para elegir, no ser elegidos.

El pensamiento, el yo, es hijo de un deseo frustrado y de una represión.

El pensamiento vive creando necesidades, para evitar sentir la frustración del deseo que le dio origen, lo que lo constituyó como tal. Sentir provocaría su muerte, su extinción.

Cuando estoy presente en mi sentir, mi figura se dilata hasta el punto de llenar el universo. Paso al estado fluido, lleno el mundo.

Solo encontramos en el mundo aquello que somos. Porque el mundo está en nosotros. Nosotros somos el mundo.

Es como aquel que busca la paz fuera de sí. Diciendo que la vida es un conflicto constante. El conflicto lo crea él. Y lo proyecta fuera. Está buscando la paz al conflicto que el mismo crea, por no ser capaz de sentir la emoción que está detrás de todo este escenario.

La solución al conflicto está en sentir el conflicto, no en rechazarlo y vivirlo desde “fuera de mi”, como diciendo, no, yo no soy esto. Esto no va conmigo.

O aquellos que dicen que son felices en un mundo de mierda. ¿Si su mundo es de mierda, como van a ser felices? Pretenden aislarse del mundo y ser felices creando un mundo de  fantasía. Cuanta pretensión. Autosugestión.

El amor no entiende de intenciones o de intentos. Solo ama. El amor se demuestra amando. Mientras me digas que me quieres solo estás intentando quererme.

Antes de encontrarnos, ya nos estamos encontrando. Cuando siento que quiero estar junto ti, ya estoy contigo. Ahí, se está produciendo el encuentro, en el sentir.

No importa si más tarde nos encontramos físicamente, pues podemos estar juntos y no encontrarnos y estar separados y estar juntos.

No hay separación para el corazón, ni distancia.

Es la mente quien cree que estamos separados. Al no verte delante de mi, pienso que no estás conmigo. Pero si te siento, si te veo con el corazón, sé que estás conmigo, que nunca nos hemos separado. Por eso, aunque te marches y no vuelva a verte nunca más, sé que estarás en mi corazón.

Y no importa si finalmente nos encontramos como teníamos previsto. Porque el encuentro ya se produjo. Lo que nos hace sufrir es pretender establecer las condiciones del encuentro.

El viaje se inicia justo cuando siento mis ganas de viajar. No cuando llego al destino y hago tal cosa. En este instante que siento mis ganas de viajar, allí estoy viajando, y luego, no importa lo que suceda.

Si sufro porque no sucede lo que tenía previsto es porque quería que las cosas sucedieran de una determinada manera.
Lo que sucede siempre es perfecto. Aunque a nosotros no nos lo parezca. Porque estamos mirando a otra parte. Creando otras realidades.

Es nuestro juego de jugar a ser dioses y decir como tendría que ser la vida, lo que nos trae sufrimiento. Nuestro orgullo y pretensión.

Solo sufrimos porque pensamos que las cosas deberían de ser de otra manera. En cuanto abandonamos esta pretensión, dejamos de sufrir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s